SER PAYASO DESDE EL ENFOQUE TERAPÉUTICO DE PRINCIPIARTE

Hace 16 años comencé un proceso de Crecimiento Personal a través de un trabajo bioenergético, un trabajo muy intenso, que me descubrió que aparte de la realidad racional (la que vemos con los ojos), existía otra realidad inconsciente, espiritual, más sutil y desde luego mucho más importante, a la que sólo se puede acceder mediante la intuición, el desarrollo emocional y otras técnicas de autoconocimiento.

Continuando con ese proceso, asistí a unas jornadas de Educación Emocional y Artística en Víznar (Granada), un tiempo que compartí con grandes profesionales de las distintas áreas artísticas y en el que sentí que ese era mi lugar, me sentí como en casa.

Este proceso supuso para mí una revelación que provocó un enorme Despertar de mi consciencia artística. A partir de este momento y hasta el día de hoy me he ido formando con grandes profesionales que trabajaban en esta línea, utilizando el Arte como herramienta de autoconocimiento, en diferentes manifestaciones artísticas.

Entonces sentí que debía unir mi faceta como educadora a mi faceta artística y plasmarlo en un trabajo de consciencia creativa y artística, del que surgió la adopción del papel de facilitadora en los talleres de Educación Emocional y Artística PrincipiArte y más adelante Comando Clownies (Dos payasas unidas por el Corazón y la necesidad de traer consciencia al mundo)

En la actualidad llevo cinco años trabajando como facilitadora para mi proyecto de Educación Emocional a través de la Expresión Artistica PrincipiArte, con diferentes grupos de adultos y niños.

Cuando comencé a crear las sesiones para mis talleres, lo único que tenía claro es que quería transmitir a los demás, toda la transformación que estaba suponiendo para mí la Expresión Artistica, tanto el teatro de Improvisación, como la Danza como sobre todo el Estado Clown.

El nacimiento de mi payasa Chiquitina supuso para mi una liberación y una sanación tan enorme en mi vida, que desde entonces fue mi prioridad intentar acompañar a otras personas a acercarse a este Estado Clown y comprendiesen el incalculable valor terapéutico que tiene.

Sentí sin saberlo, y dejándome llevar por mi intuición, que lo que a mi me había faltado cuando empecé a hacer talleres de Clown, era un proceso progresivo en el que hubiese podido dejar que la integración de ese Estado payaso fuese de la forma más progresiva posible, ya que enseguida fui consciente de que dejar salir una expresión tan autentica y esencial de nosotros solo se daría si era capaz de crear un espacio de protección y cuidado en mis talleres

Comencé con esta idea a diseñar mis sesiones, para descubrir cómo podía presentarlo a los demás: muchas músicas, pautas, dinámicas, juegos, muchas horas dedicadas a sentir como podía llevar a vivenciar a los demás el ESTADO CLOWN.

Y ahora que han pasado cinco años desde mi primer taller, a través del feedback de las personas que asisten a PrincipiArte y a lo que yo he ido comprendiendo, pienso que he podido crear una metodología para integrar de verdad a nuestros payasos de forma terapéutica, y que consiste en dar una vida real a los payasos de cada persona.

En los talleres comienzo con un periodo de gestación del payaso interior en que todos los ejercicios y dinámicas van encaminadas a hacer sentir a través de la Danza , el teatro de improvisación y la expresión corporal, lo que es el Estado payaso. Durante todo este tiempo voy conduciendo a las personas que participan a despertar en ellos todas las cualidades esenciales del Ser Humano (inocencia, presencia, autenticidad, liberación, energía, escucha- desinhibición, creatividad TERNURA,…); todas estas y más cualidades definen el ESTADO CLOWN.

Hay una etapa para ayudar a su nacimiento como payasos en que sobre todo pongo la intención en el PERMISO que se necesita dar cada persona a si misma para que se produzca sin problemas este proceso.

Ese permiso que nos demos en el nacimiento de nuestros payasos, ayudará a que estos nazcan siendo unos bebes payasos, y estos, nacidos sin creencias, sin juicios, sin condicionamientos. Esto nos dará la posibilidad de dar una nueva oportunidad de vivir la vida desde cero, desde esa nueva mirada tan limpia, pura y transparente, en un espacio en el que todo se puede jugar y donde la máxima sensibilidad y el mostrar nuestra vulnerabilidad, constituyen una de las mayores fortalezas del payaso.

Una vez nacidos, los payasos empiezan una vida en la que a través de diferentes ejercicios e improvisaciones y también trabajo de danza, van creciendo, van recolocándose en cada situación de sus recientes vidas para dar a la persona muchas posibilidades maravillosas de volver a vivir mucho más conectados al Corazón. Lograr que nos disociemos de nuestros payasos, para en ese Estado tan transformador, permitirnos cosas que como personas aún no podemos, es una manera muy potente de ir más allá de nosotros mismos, para luego darnos cuenta de que somos lo mismo.

La comprobación de que en ese Estado las cosas YA son, no se trata de magia, es una realidad. El ir dejando que en ese proceso, de forma progresiva, nuestros payasos nos vayan ganando terreno, nos vayan poseyendo y que cada vez más entren sin llamar a nuestra vida para transformarla, para mí representa un camino tremendamente valioso que estoy feliz de compartir con cada uno de los participantes en mis talleres.

El Estado Clown es un estado de gran PRESENCIA que se da porque el payaso está en contacto con todo: consigo mismo, con el otro y con el mundo.

El payaso es un ser del presente, todo se juega en el aquí y ahora, en la relación entre él y el mundo. No hay pasado o futuro: la vida es ahora, y como no hay nada más para él, nos lleva a estar más vivos, a que todo lo que sucede en cada instante sea lo único importante.

Uno de los principales valores terapéuticos de este Estado Clown, es que el payaso acepta todo de sí; únicamente se llega a ese estado cuando eres capaz de aceptarte tal y como eres, cuando eres capaz de integrar tus luces y tus sombras , mostrarlas y sentirte totalmente liberado por ello.

El payaso se apoya en las partes más negadas de la propia persona, en lo que más hemos rechazado de nosotros y enjuiciado, para que constituyan su mayor baza y herramienta de acercamiento al público y a quien le observa. Esto nos lleva inmediatamente a poder sentirnos en paz con nosotros mismos, ya que comprobamos que cuando nosotros nos aceptamos y dejamos de enjuiciarnos, el otro nos AMA tal y como SOMOS, y esto es algo que logra nuestro payaso.

Una vez que el payaso durante el primer curso ha crecido y tiene su propia autonomía, en los cursos de profundización, trabajamos aspectos complejos de la personalidad de cada uno, temores, traumas, dificultades, creencias… Todo esto filtrado por la mirada inocente de nuestro clown, que juega y transforma de una forma desdramatizadora y tan conectada con el Corazón, que nos devuelve siempre una solución a todo mucho más auténtica, que nos ayuda a atravesar nuestros propios desafíos.

Temas como la muerte, la separación, el abandono, la locura, la violencia, el payaso los juega desde su inocencia y su ternura y los abraza para transmutarlos y llevarlos a su verdadero lugar. Un acercamiento al ser humano desde la luz, que disuelve muchas sombras, y por tanto con un potencial curador inmenso.

En vez de observar desde el Ego de la persona, que todo lo enreda, el payaso desenmaraña nuestros embrollos, juega con ellos y los resuelve o al menos nos hace vivir todo desde las emociones integradas y no desde esas emociones desconectadas y plenas de proyecciones de nuestra personalidad herida.

No es magia, es un Estado de transformación maravilloso y muy poderoso; la nariz del payaso , la máscara más pequeña del mundo, transforma el cuerpo y el rostro de quien la lleva, permitiéndole revelar cosas ocultas. Esto posibilita que energías vitales y contenidas sean liberadas y transformadas.

Tenemos una oportunidad maravillosa para dejar atrás el MIEDO a vivir Y EMPEZAR A JUGAR CON LA VIDA , UN JUEGO DESDE EL LUGAR MAS AMOROSO QUE EXISTE, EL CORAZÓN DE UN PAYASO QUE TODO LO INTEGRA.

HE LOGRADO QUE PERSONAS MUY IMPORTANTES PARA MI PARTICIPEN DE MIS TALLERES Y QUERIA INCLUIR SUS COMENTARIOS

Es un Taller lleno de creatividad, espontaneidad que saca esos potenciales que tenemos ocultos. Saca el niño que guardamos callado.

Lo recomiendo para todas personas que necesiten compartir emociones, afectividad, Silvia ha conseguido crear esa magia.

Para mi es una tremenda satisfacción compartir este trabajo de crecimiento personal con mi hija siendo ella la facilitadora, no es lo habitual, pero nosotras hemos logrado conpartir esta forma de crecimiento y eso ha ayudado mucho a sanar nuestra relación.

Muchas gracias por contar con este espacio.

Palmira Clavero Gracia- Su payasa Sensualina- Mi madre

Me invitó Silvia a uno de sus talleres y eso me ha proporcionado una vivencia excepcional. Ha supuesto un reencuentro con la hija y con la profesional. De una forma sabia y progresiva nos ha conducido hacia nuestro más valioso yo interior, desde la zona de la Luz. Es un acercamiento a uno mismo y al grupo que representa la mejor terapia, y además divertidísima. He disfrutado muchísimo. ¡¡¡GRACIAS!!!

VICTOR ESTARREADO- MI PADRE

De esas formas ‘casuales’ con las que nos llegan las señales en la vida, me resonó la posibilidad de apuntarme al curso de clown que organizaba Principiarte a través de su facilitadora Silvia Estarreado… Si hubiera hecho caso a las opiniones de mis padres primero o de algunos amigos después, los cuales pensaron que lo que me faltaba era ponerme a hacer el payaso, obviamente y una vez más habría dejado escapar la posibilidad de descubrir algo en mi realmente fascinante…

Y es que, de repente y por supuesto atestado con toda la gama de prejuicios, resistencias y condicionamientos varios, notas desde la primera sesión como algo mágico ya está empezando a despertar en ti y sientes con claridad el proceso transformador en el que vas a tener la magnífica oportunidad de ir adentrándote… Gestar a tu payaso interior, al que le costará tomar forma y permitirse SER en todo su esplendor, se convierte en un viaje alucinante a través de la impecable conducción que llevan a cabo Silvia y su indescriptiblemente auténtica payasa Chiquitina.

Estoy francamente agradecido a Sedona y a Silvia por haber tenido la oportunidad de vivir esta fabulosa y transformadora experiencia que sin duda quiero seguir viviendo y de la cual hago partícipes a mis amigos y cuantos quieran descubrirse renovados e íntegramente naturales a través de sus payasos. Les deseo una larga vida a Sedona y a Principiarte juntos en esta encomiable labor tan inocente como poderosa.

Artemio Estopañán Gracia Su payaso Ferocico de los Palotes

 

Sentir que necesitaba soltar la expresión, con ese toque de espontaneidad y de caos alegre que he visto en el clown, eso me decidió a querer conocer a mi payaso

Luego descubrí muchas cosas:

Silvia conduce de una forma maravillosa a ese ser que ilumina la mirada y el corazón y que espera ser despertado

Ese ser que es mi pura esencia, que conocí de niño cuando era libre y curioso, y que ahora de adulto da pleno sentido a mi vida

La sensación de volver a casa y de volver a respirar, que todo está por ser vivido, compartido y un caudal de energia alegre, salvaje, ese es mi payaso: Narciso.

Conocer a Chiquitina, la luminosa payasa de Silvia, no hace más que constatar que este es un proceso real, auténtico. Nunca olvidaré la primera vez que la vi, un ser tan precioso jamás puede ser inventado, su pureza y su amor es una estrella que ilumina el camino hacia uno mismo.

Gracias.

Pablo Casabon Gracia-Su payaso Narciso

 

Trabajar en las diferentes formaciones que ha impartido Silvia ha sido una de las actividades más transformadoras que he vivenciado.

En mi ánimo constante de enfocar cada actividad que realizo en mi vida en aras de un crecimiento personal, los espacios libres de juicios que crea Silvia en sus sesiones ofrecen la oportunidad de poder soltarse, desinhibirse, experimentar con uno mismo, con los otros, hombres o mujeres.

Ya sea en Clown, biodanza, danza expresiva… en todos y cada uno de estas sesiones he podido trabajar mis miedos, mis incertidumbres y como no… mis áreas de excelencia. He podido romper barreras, interactuar con el otro, amar al otro..aunque fuera un extraño.. En definitiva, un continuo salir de mi zona de confort.

Han sido tantas las ocasiones en las que en los momentos previos a las sesiones, cuando Silvia realizaba la introducción, en las que he pensado “..no soy capaz de eso..”; pero la forma de conducir las sesiones, con una delicadeza extrema o con una determinación intensa cuando era necesario, nos hacía enfrentarnos a nuestros miedos para poder trascenderlos.

No puedo más que mirar atrás con alegría y satisfacción inmensa por haber tenido la oportunidad de participar en sus talleres. Como he dicho al principio, han sido todos y cada uno de ellos, grandes momentos de cambio y transformación

Cristian Ruiz Reinales- Su payaso Chiquitin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *